NOSOTROS

NUESTRA HISTORIA

Conoce más

En 1900 , Pilar De La Sota, tiene en Puente Arce su primera panadería,
en el camino Real, lugar de tránsito de mercaderes castellanos en su
ruta hacia el puerto de Santander. Empieza a confeccionar tortas y
panes a la masa madre, el pan de tradición ancestral en Cantabria.
Es en 1930, es cuando su hijo Luis, decide construir una edificación
colindante a la casa materna para especializarse en la producción de
pan y dar salida al excedente de grano , el cual había sido moneda de
cambio en sus transacciones comerciales con los mercaderes
castellanos.
Nada ha cambiado desde entonces. Los panes ” El Pilar” son siempre a
la masa madre y cocidos con dedicación y sin prisas.
No hemos parado de encontrar los mejores ingredientes y las mejores
técnicas de fabricación. Tomamos lo mejor del pasado y lo mejor del
presente, que es lo que Carlos, el hijo de Luis , siempre nos enseñó.

El pan esta hecho de 4 ingredientes: de agua, de harina, de sal y de un
agente fermentador.
. Trabajamos en estrecha colaboración con nuestros molineros para
obtener las mejores calidades de trigo. Y tomamos un pedazo de la
masa del día anterior para fermentar la hornada del día siguiente, es
nuestra masa madre.

En una apuesta por la calidad, la gama de panes “EL PILAR” es , por
decisión propia, poco extensa, preocupándonos pan la receta y la
especificación de cada uno de ellos.
Es en 2016, cuando en un nuevo giro al negocio familiar, en la quinta
generación, se decide abrir una barra degustación dentro del mismo
obrador ,con una magnífica terraza en donde poder disfrutar de cada
una de nuestras especialidades , acompañadas de un buen chocolate

a la taza o un magnifico café, y dando vista a cómo los maestros
panaderos elaboran nuestro pan.

TRADICIÓN Y SABOR

El pilar